Andros, Bahamas

Es difícil resistirse a los cayos e islotes que hacen que Andros se sienta como una porción del cielo que ha caído a la Tierra. Por supuesto, su orilla dentada parece un lugar que es más adecuado para los piratas que los ángeles. La mente humana no puede sino dejarse llevar por las visiones de piratas y tesoros enterrados de hace siglos mientras observa las playas vírgenes, las aguas azules y el terreno indomable que define a la isla. Mientras que algunas personas vienen a pescar, otras son atraídas por las tranquilas playas que se alinean en esta masa de tierra escasamente poblada. El arrecife de barrera de Andros está lleno de vida marina exótica. Además, un profundo abismo conocido como la Lengua del Océano es el hogar de algunas de las poblaciones de vida marina más exóticas de los alrededores. Los agujeros azules y las cuevas submarinas atraen a buceadores de todo el mundo. La isla está dulcemente perfumada por más de 50 especies de orquídeas silvestres. A los visitantes les encanta buscar el tesoro que se rumorea en Morgan's Bluff o explorar la pared submarina más famosa de las Bahamas en el Muro de Andros.